martes, abril 03, 2007

El Placer de Comer

Salir a comer con amigos, con la familia o con la pareja, es para los latinos (americanos y europeos) un acontecimiento especial, un momento de convivencia, de conversación, de disfrute, de compartir, de cultivar afectos y relaciones, es por esto que siempre andamos en busca del lugar perfecto, no solo que tenga buena comida (que es muy importante) sino que además tenga un ambiente propicio, agradable, cómplice de nuestras tertulias. Nada que ver con la prisas y las comidas en serie que promueven los fast foods, autenticas reproducciones de granjas de engorde para animales.

Pero, y que de los sitios que visitamos y de la atención que en ellos se nos da? estamos completamente a gusto con lo que nos ofrecen? la atención es buena?, cuantas veces el buen sabor de las comidas se nos ha amargado por una mala atención, por falta de tino, higiene o por la demora, es posible que estemos siendo clientes pasivos, que no exijamos una correcta atención o que no estemos expresando nuestra inconformidad con el trato que estamos recibiendo, los restaurantes, cafés, fuentes de soda, etc. por más pequeños o rústicos que estos sean, no solo venden comida sino bienestar, disfrute y en la medida que lo percibimos premiamos el lugar con nuestra constancia y preferencia; hablamos de el a nuestros amigos y conocidos, recomendamos tal o cual plato o simplemente no volvemos más.

Hay lugares en los que pareciera que nos están haciendo un favor al atendernos o que lo que pedimos no merece la misma atención si el pedido es pequeño o grande, o si estamos solos o acompañados, en los últimos años el Perú se ha puesto en boca de todos gracias a la calidad y variedad de su gastronomía, en muchos sitios se come muy bien y se disfruta de una excelente atención, pero hay también lugares que dejan mucho que desear, algunos de mucho renombre y otros no tanto, unos por desconocimiento, mala selección del personal , otros por soberbia o por ignorancia, muchas veces somos poco exigentes y esto juega en contra de nosotros, depende mucho de nosotros mostrar que tipo de atención es la que queremos recibir, es sabido que las buenas costumbres empiezan por casa y con los de casa, nuestra cocina es de las mejores, ¿qué tal está nuestra atención? nuestra pulcritud y nuestro trato?

4 comentarios:

zaratustra dijo...

Yo odio Mangos me parece q la atencion es super deficiente...Ahora el local: no me gusta esas escaleras para bajar al rest parecen las de una clinica...monse!!!
Lo unico que me atrae es la vista al mar.
Pero ni asi..los mozos son quedadazos..una lastima.
Zarita

cramoz dijo...

Si pues esa es la idea zaratustra, muchas veces sacrifican la comodidad por la estética e incluso la estética por la modernidad

Kateryn Hidalgo dijo...

Estoy convencida que uno de los puntos a mejorar en Perú es la atención deficiente de algunos restaurantes, picanterías, bares, etc. Recuerdo que en Huaraz caí en una pollería en donde al mozo le temblaba la mano. El me traía un simple vaso de gaseosa y tenía toda la mano empapada del líquido. Salí corriendo. Luego, en el bar Cordano de Lima, la atención es pésima. Incluso escuché quejas de mi mesa vecina. El mozo que me atendió, tenía un mal carácter. Pero no todos son así. Obvio. Por ejemplo, hace poco estuve en otra pollería en Lima (Norkys) con mi hermano. Todo rico. Nos quitamos. Y dejamos olvidado un regalo para mi abuelita, Asustados, regresamos al lugar. Y la gente del Norkys la habían guardado. En suma, hay que mejorar para poder volver y con gusto.

MEC dijo...

Tienes mucha razón, la atención es deficitaria incluso en los restaurantes cinco tenedores. Lo que pasa es que hay una brecha entre los cocineros que salen de escuelas y los mozos que no tienen escuela alguna, salvo la práctica. Definitivamente es un punto a mejorar.
saludos

Peru Blogs BlogsPeru.com Add to Technorati Favorites Unión de Bloggers Hispanos
Blogs
Vuelos Baratos